Envíos Gratuitos +50 € Península Ibérica

Carrito de compras

Tu carrito está vacío

Continúa comprando

¿POR QUÉ INSECTOS?

Trillions apuesta por el uso eficiente de los recursos para un mundo sostenible y una alimentación saludable.

Para ello contamos con un gran aliado: los insectos.



“Los insectos desempeñan muchas funciones beneficiosas; por ejemplo facilitan la polinización, diseminan las semillas, mejoran la textura del suelo y descomponen la cubierta vegetal muerta. (...) Además muchos insectos desempeñan una importante función en la alimentación del ser humano. (...) Los insectos contribuyen significativamente a la seguridad alimentaria y a los medios de vida de las personas en muchos países en desarrollo.”


Estas reflexiones extraídas del artículo Los insectos forestales comestibles, una fuente de proteínas que se suele pasar por alto de P. Vantomme nos da una clara idea de la importancia y necesidad de apostar por este tipo de animales para nuestra alimentación. A ello le sumamos nuestro ineludible compromiso con la sostenibilidad, fruto de la creencia y de la experiencia de que sólo hay un camino posible: ser sostenible de manera integral, es decir, tanto en las formas de producción como en las de alimentación. 


El aumento de la población mundial y el derivado crecimiento del consumo de alimentos nos obliga a transformar nuestras fuentes de alimentación tradicionales, por ello trabajamos con proteína de insecto como la harina de grillo, puesto que es 20 veces más eficiente que el uso de otro tipo de animales cuando se crían como fuente de proteínas. Trillions apuesta por los insectos porque son una de las fuentes de proteína  más sostenible que nuestro planeta nos puede ofrecer.



Según un estudio presentado por la FAO en la Conferencia Internacional sobre los Bosques para la Seguridad Alimentaria y Nutricional, los insectos son una fuente fácilmente accesible de alimentos nutritivos y ricos en proteínas que se encuentran en los bosques. Más de 2.000 millones de personas utilizan los insectos en sus dietas tradicionales de alimentación. Y pese a lo que podamos creer, hay una interesante investigación desarrollada por la FAO en colaboración con la Universidad de Wageningen (Países Bajos) que demuestra que los seres humanos consumen en el mundo más de 1.900 especies de insectos. 



La cría de insectos de forma sostenible puede ayudar a evitar la sobreexplotación forestal. Debido a que son de sangre fría, los insectos no utilizan energía alimentaria para mantener la temperatura corporal. En promedio, los insectos consumen solo 2 kg de pienso para producir 1 kilo de carne de insectos. En el otro extremo del espectro, una vaca requiere 8 kg de pienso para obtener 1 kg de carne de vacuno.



Además, los insectos producen una reducida cantidad de emisiones como metano, amoníaco, gases de efecto invernadero y estiércol, todo lo cual contamina el medio ambiente. De hecho, los insectos pueden ser utilizados para descomponer los desechos, ayudando en los procesos de compostaje que devuelven los nutrientes a la tierra a la vez que reducen los malos olores.


La sostenibilidad ambiental depende también de las formas de cultivo. Se calcula que el planeta tendrá más 8.500 millones de habitantes a mediados del siglo XXI y según un informe de la FAO, el 26% de la zona seca de la tierra se dedica a cultivar pasturas para el ganado, y del total de tierras cultivables, un 33% se utiliza para producir cosechas para la ganadería. Los insectos reducen sustancialmente ese impacto.





No sólo agua, también requieren menos alimentos que otros animales. Mientras que el ganado requiere 8kg de alimentos para producir 1 kg de aumento de peso corporal, los grillos sólo necesitan de 2 kilos para hacerlo, situándose como muy eficientes en la conversión de alimentos.





es